Cartas desde Barbastro, Uncategorized

Historias de bruxinas cronopias

Historias de bruxinas cronopias,
y otros -famas- que resultaron ser simples -esperanzas-
Gijón, acabando mayo de 2017

Desafortunadamente, por causas ajenas a mi voluntad,

como es la repentina e ilógica decisión UNILATERAL por parte de Manel A.B. (escritor encargado de las cartas de lazo negro del padre Ángel), de cambiar este proyecto,
tras la publicación en redes sociales de mi entrevista en una cadena de televisión,
y tras muchos intentos inútiles por mi parte de hablar con él, para primero saber lo que había ocurrido, y después intentar buscar soluciones posibles,
y después de ver lo que publica Manel en su facebook (llegando incluso a insultar a los lectores y tomando decisiones en este proyecto común, sin previa consulta),

Me veo en la triste y lamentable obligación de anunciar que :

Debo dejar de escribir “Cartas desde Barbastro” con Manel A. B., y cesar así cualquier colaboración acual que teníamos suscrita desde hace años, y que todos conocíais.

Una IDEA es sólo eso, una representación mental de algo, real o imaginaria. Y lejos de negar esa idea inicial y su invitación al proyecto, siempre le nombré, en todos y cada uno de los momentos en los que hablé de LA FE Y LA LUJURIA (primer título que Manel mismo eligió al inicio) y posteriormente CARTAS DESDE BARBASTRO (título que propuse yo posteriormente) . La idea original como dice mi ex-socio Manel A.B., por cierto, no tiene nada de original, desde que los tiempos son tiempos, hay multitud de historias parecidas entre curas y feligresas, y hasta mi amiga La Regenta se muere de risa con estos comentarios…

Y está claro que la obra material es cuestión de dos, que somos quienes escribimos, y que no hay Ángel sin Alma, ni Alma sin Ángel.

Tras muchos días de serena reflexión y análisis, lamento profundamente comprobar su repentina rabia desmedida y sin razón, y lamento que seamos testigos de sus miedos infundados y que seamos víctimas de la valoración excesiva que tiene Manel de si mismo, así como su desmesurado sentimiento de superioridad, que llega a provocar ese trato insultante y despreciativo hacia la obra “Cartas desde Barbastro” y hacia todos nosotros, públicamente.

Y cuando menos, resulta curiosa esa obsesión de que todos quieran robarle sus ideas, si es que las ideas se pueden robar… (pero de ese tema hablaremos otros día…)

Y no diré nada a cerca de la incapacidad de trabajo en equipo por parte de Manel A. B., que nunca quiso integrarse, ignorando el trabajo y el esfuerzo de otros dos profesionales, que actualemente estaban ilustrando y haciendo el diseño gráfico de un magnífico libro, que ya estaba en puertas.

La siguiente carta de Alma no pudo ser publicada por todos estos motivos, y por tanto es aquí donde se da por finalizada la obra en común, en la última publicada, la carta de lazo negro 13

Las siguientes cartas/publicaciones NO pertenecen a este proyecto, ni sus posibles posteriores cambios de guión, ni otros ficticios finales, ni nada… y no pueden por tanto llamarse de igual modo, ni las reconozco, ni tengo por tanto absolutamente nada que ver en ellas.

Atenderé cualquier duda al respecto,
a vuestra entera disposición siempre,

Nieves Bruxina

también en  https://www.facebook.com/DESEOSyAVE…

tubrujafavorita@gmail.com

Os dejo la entrevista personal que me hicieron en tv, la misma que desencadenó todo este ridículo tsunami, por si queréis verla.
Es mi primera vez ante la cámara, y realmente, es cierto, tenéis razón, no tenía obligación de nombrar a nadie, no debería haber nombrado a nadie…
Pero yo soy como soy, y cometí el “error” de nombrar a mi ex-socio varias veces.

Sólamente a él

ALMA, ELLA, Erotic Stories

De Mujeres y Eros / Madrid, próximo 20 mayo 2017

bf655939b9c8c209cf6291eaf6ba51d1

Sensualidad, en las calles al caminar,

y sin querer, en las copas de vino,

en los besos que las sellan y los bordes de carmín;

en la tristeza también, pasión siempre, como al llover;

y la seducción al lover sin palabras,

insinuación de los versos por entre el escote

derramándose por entre tus dedos…
Erotismo al respirar,

como si al soñar,

como si de vivir,

se tratase.
Nieves Bruxina

 

 

Madrid, próximo sábado 20 de mayo, seis mujeres y un hombre le cantamos al amor, al sexo, al erotismo y a la libertad.
Textos propios y de otras mujeres que han hecho del erotismo un arte literario en mayúsculas.
En el Dinosaurio todavía estaba allí, a las 19:00 horas.
Te esperamos con vino y mucha poesía.
Y muchos Deseos, por una noche, sin Averías 😉

Cosquillas, ELLA

IDEA VILARIÑO / Ya no será

“Entre tus brazos, entre mis brazos, entre las blandas sábanas, entre la noche tiernos, solos, graves, feroces, entre la sombra, entre las horas, entre un antes y un después.”

Idea Vilariño

frantisek-drtikol-portfolio-v-portfolio-of-10-photographs-pigment-print-zoom-10
                                                                                                                                        Foto: Frantisek Drtikol

YA NO SERÁ

 

Ya no será

ya no

no viviré contigo

no criaré a tu hijo

no coseré tu ropa

no te tendré de noche

no te besaré al irme

nunca sabrás quién fui

por qué me amaron otros.

No llegaré a saber por qué ni cómo nunca

ni si era de verdad

lo que dijiste que era

ni quién fuiste

ni qué fui para ti

ni cómo hubiera sido

vivir juntos

querernos

esperarnos

estar.

Ya no soy más que yo

para siempre y tú

ya

no serás para mí

más que tú. Ya no estás

en un día futuro

no sabré dónde vives

con quién

ni si te acuerdas.

No me abrazarás nunca

como esa noche

nunca.

No volveré a tocarte.

No te veré morir.

 

IDEA VILARIÑO

 

Poeta, ensayista y crítica literaria uruguaya, de la Generación del 45. Traductora, compositora y docente.

 

Siempre la difícil tarea de escoger un poema…
Al final me he inclinado por el  más conocido de Ideaprecisamente el que escribió cuando puso fin a su relación con Onetti.Os dejo también un artículo y un vídeo “Uno de nosotros: Idea Vilariño”

 

 

“El último hombre de quien debí enamorarme”, le confesaría a la periodista María Esther Gilio. Lo de Idea Vilariño (Montevideo, 1920 – 2009) y Juan Carlos Onetti (Montevideo, 1909 – Madrid, 1994) fue un tormento de sangre, una historia pasional entre olvidos, tormentas y sonoros aguaceros. Ella tuvo otros amantes, muchos; él arrastraba fama de mujeriego y bebedor. Ella se casaría una vez, él, cuatro; nada impediría sus encuentros tórridos, “Había un hombre que llegaba a mi casa sin aviso, a cualquier hora. Cerrábamos las puertas y las ventanas. Se detenían todos los relojes”. Ella le dedicaría en 1957 Poemas de amor, con el célebre ‘Ya no será’ él, el Libro de Los adioses.

Se conocieron en Montevideo, allá por 1950, y la relación duró de aquella manera hasta 1974. Al encuentro inicial acudió con unos amigos de la revista Número. A Onetti -cuenta- lo tenía por “cretino”, él por una busca hombres; “él se encontró un ser delicado con una sonrisa giocondina”, ella, con “un seductor muy inteligente”. “Esa misma noche me enamoré de él. Me enamoré, me enamoré, me enamoré”, le contaría a Gilio, biógrafa de Onetti.

Y la vida sigue, en 1953 Onetti se casa con Dorotea Muhr, pero no dejó a Vilariño, ni se preocupó de escondérselo a su esposa. Eran siempre visitas intermitentes. En 1961, una noche mientras estaban juntos fue asesinado por error el profesor Arbelio Ramírez; el destinatario de aquella bala era el mismísimo Che Guevara. Ella, militante, se preparaba para ir a la asamblea. Advertido por la circunstancia, Onetti la paró al llegar al umbral de la puerta: “Si te vas, no me ves más”; se fue. A la vuelta, Idea se encontró una nota llena de insultos y un manojo de poemas hechos añicos junto a la pata de la cama.

Se volvieron a ver en 1974, en el hospital donde él estaba convaleciente junto a su esposa Dolly; ella, los dejó solos, sabía que habían sido amantes. Fue lo de siempre, silencios, besos y llantos. Un año después Onetti recalaría en Madrid donde fue durante años el célebre encamado que todos conocemos, murió en 1994. Idea lo visitó en varias ocasiones.

 

 

Cosquillas

En un puerto del mediterráneo / H. NORDBRANDT

photos anna oblivion para blog
Anna Oblivion Photography

 

Yo no sé qué es lo más importante:

 

El dulzor especiado del amargo café

mezclado con el sabor del primer cigarrillo de la mañana

o el olor a pescado y barcos recién pintados.

Los desteñidos vestidos tendidos en cuerdas entre almendros en flor

o las montañas que los resaltan…

 

No, ninguna de esas cosas sola, sino todas juntas

desvelan que yo he aniquilado algo

 

y que su presencia me va a torturar el resto de mi vida

porque no le hice caso mientras estuvo aquí.

 

 

HENRIK NORDBRANDT

De “Nuestro amor es como Bizancio” (“Alrededores” 1972)

 

 

Henrik Nordbrandt, poeta, novelista y ensayista nacido en Copenhague, Dinamarca en 1945. Estudió lenguas orientales en la universidad y a principios de los años sesenta abandonó su país y se trasladó al sur de Europa para buscar nuevas metas. Es considerado como el máximo representante de la poesía danesa actual, publicó en 1966 su primer libro bajo el título “Poemas”. Su consagración como poeta mayor de las letras dinamarquesas llegó con “Partidas y llegadas” (1974), seguido entre otros de “84 poemas” y “Armenia” (1984), “El Temblor de la mano en noviembre” (1986), una antología resumiendo el conjunto de su obra poética, titulada “Nuestro amor es como Bizancio” (2003) y “Hora de visita” (2007).

En el año 2000, Nordbrandt recibió el premio de la Academia sueca para escritores escandinavos conocido como el “Pequeño Nobel” por su libro “Puentes de sueño”.

Cartas desde Barbastro

Cartas desde Barbastro – lazo negro 13

14596783_320989144930458_8610193871130853376_n.jpg
Foto: Miss Cakahuette
San Leonardo de Yagüe (un preinfierno)
Alma,
Yo también te llevo retenida. Aferrada a mí e impregnando todo lo que me rodea. Cómo sino iba a soportar lo que sucede a mi alrededor.
Has de saber que pedí audiencia con el obispo. No podía más y me lancé a ello. Pero no llegué a él, tan solo a uno de sus secuaces (no sé definirlo de otro modo). Me dijo que el obispo no deseaba verme y que le transmitiera a él mis peticiones. Yo le dije que necesitaba que me devolvieran a Barbastro, que si alguna pena hube de purgar, con aquello ya había sido suficiente. No sabes dónde te has metido, ¿verdad?, me dijo, nuestras acciones tienen consecuencias, y las tuyas no han hecho más que empezar. Le dije entonces que colgaba los hábitos, de manera definitiva e irrenunciable, que no estaba dispuesto a soportarlo más. Deberías haber escuchado su voz, el tono de sus palabras: tú te irás cuando dejes de remover la mierda y el obispo lo permita.
Se me heló la sangre, Alma. La misma persona que después se pone ante el altar para hablar de la bondad de Cristo, me habló como lo hubiera hecho el mismo Diablo. Me quedé sin palabras
Por primera vez tengo miedo, no tanto por mí como por todos los que estáis a mi lado. No deseaba contártelo, para qué hacerte pasar un mal trago que tampoco podrías paliar. Veras, llevo dos días en cama, Alma. Por suerte el bueno del padre Agustín me cuida, el resto me tratan como si fuera un apestado. Y no, no es porque esté enfermo, es porque me dieron una paliza, en plena calle y a los ojos de todos. Nadie sabe quienes fueron, pero yo sí, aunque deba callármelo. Son secuaces del obispo, gente criminal que en estos tiempos convulsos, ahora que ha muerto el general, tienen patente de corso para actuar a su antojo. Gente que, mientras me golpeaba sin piedad, me decían que olvidara todo y que volviera al redil de los siervos devotos del obispo..
Pero no pienso arredrarme, amor. Volveré contigo, así reviente el mundo y bajen los ángeles. Hasta a ellos me enfrentaré si es necesario, para defender el sentimiento que nos prodigamos. Si existe Dios, entenderá que necesite atar mi piel a la tuya hasta el fin de los días.
¿Sabes que pensaba el otro día? Te recordaba en nuestro último encuentro, cuando saliste del baño, envuelta en la toalla. Te pusiste frente a mí mientras yo, echado en la cama, te miraba. Mira, esto es lo que llenó mi mente por unos instantes: tú buscando tu ropa… tú avergonzada (como si ya la vergüenza todavía sirviera de algo)… tú poniéndote las bragas con el mayor recato, sin apenas subir la toalla más allá de lo necesario… tú despojándote de ella, después, y lanzándola al aire… y tus pechos, ellos sí, mostrándome sin recato las rosas que los colman. Y vistiéndote mientras me sonreías y preguntabas porqué te miraba de aquel modo. Cómo iba a mirarte si eres tan hermosa. Fue tan hermoso revivir esa escena. Incluso trascendió al placer que me produjo su recuerdo.
No podrán con nosotros. Te lo juro Alma. He averiguado que vienen tiempos nuevos. Sé, por fuentes fiables, que la España de la Cruz ha de cambiar a otra sin espinas. No puedo contarte mucho, pero debo ponerme en contacto con personas importantes de partidos políticos, todavía en el exilio, que están dispuestas a escuchar lo que sé para tomar medidas en un futuro próximo.
No te imaginas la fuerza que eso me da. Saber que existen puertas a las que llamar y personas dispuestas a escucharme. Eso, nuestro amor y la inminente posibilidad de un futuro sin más atadura que la de crecer juntos como seres libres.
Cuento los días y te rememoro, como decía el poeta: “entre solitarias lunas de deseo”
Tuyo,
Ángel Capaz.
Escrita y publicada por Manel Artero en su blog en Abril 2017
Foto: Miss Cakahuette

 

 

 

 

 

 

Cartas desde Barbastro

Cartas desde Barbastro – Lazo blanco 12

15288482_1010821922361171_5112906787456053090_o

 

Ronda de Sant Pau
Barcelona. Es viernes y es sol.

Ángel
mi vida, que todo lo llenas
mi amor, que hasta la vida te debe

Esta mañana llegó tu carta. Ella vino deprisa a dármela, en cambio yo, recordé esa sensación de cuando logramos parar el mundo, y la guardé en el bolso del mandilón, esperando un momento a solas, un instante de paz, entre el cansancio y la noche. Te leo recostada en la cama, y te noto encerrado, horriblemente cargado de responsabilidad que no sé si te corresponde. Mas te siento lleno de amor, y esa es la llave hacia nuestra libertad, sin duda.

Pasó un ratito hasta que seguí leyendo, quise respirar y dejar que mi corazón clandestino se calmase imaginando lo bonito que sería que estuvieses aquí, para poder abrazarte y dejar que reposaras tu cabeza en mi regazo desnudo, como siempre hacemos entre caricias de extrema delicadeza. Seguí leyéndote, y los latidos de nuevo fueron tan intensos como el silencio, y su cruda belleza. Y en mis manos taciturnas así te sostengo y te releo, y se vuelve a parar la ciudad, como cada vez, cada única vez que pudimos estar juntos. Las mismas manos que ahora destempladas juegan a recorrer mi cuerpo como si de las tuyas se tratasen. Pero no es lo mismo, Ángel. No me avergüenza confesarte que necesito uno solo de tus dedos, haciéndome en silencio, y tu calor, y tu sola presencia.

Cuando te escribo, quiero lucirme ante ti, siempre intento esconder mis dudas, pero hemos hecho un pacto, de ser y estar y hablar sin temores sin dobleces sin fronteras, y me consta al leerte que tu también lo cumples. Así que aquí me tienes , tendida en la cama, con tus cartas cerca donde pueda olerlas, como tantas veces hemos estado, mirándonos, a través del microscopio que son los ojos que, cerrados incluso, ven todo lo que otros jamás podrán vislumbrar, a riesgo de desenfocar la realidad al mirarnos a tan poca distancia.

Aún así todas las consideraciones sirven para verlo todo más claro, y para amarnos sin reservas, que es la única manera de querer y de amar en la que, a pesar del mundo, creo.

Puede que tengas razón, Ángel. No sé si quiero saber de la oscuridad y la sangre, de un pasado sin remedio que no hemos decidido y que ya no podremos cambiar. No sé si quiero saber más de los vecinos que dejé atrás, o de unos valles casi secretos hasta en los mapas. Aunque todo lo que atañe a mi abuelo, es también, por supuesto, cosa mía, y ahora también cosa tuya. Por eso sé a ciegas que cuidarás cada detalle y de Manuel, quien todo lo dio en vida a cambio de criarme, hasta llegar a ser la mujer que soy, el mismo que supo ahora dejar que me fuera lejos. Tanta entrega y tanta generosidad solo resulta posible en las personas que amamos, y a veces ni eso siquiera.

Quizás lo más terrible que te oído hasta el momento. Renegar de tu Dios, y de tu fe en él. Sabes que jamás te pediría nada parecido. Pero entiendo tus recelos, y tu incertidumbre, y todos tus debates al respecto. Creo que entiendo tu ira. Pero sabes que ninguna iglesia conseguirá borrar la vida misma, porque nadie es dueño de todo el tiempo, porque en todo caso somos nosotros quienes inventamos el olvido, y también quienes podemos impedirlo. Creo en las personas como tú Ángel, honradas y luchadoras, sensatas con la lógica del alma, si es que el alma respira con fórmulas matemáticas, que esa es otra… No te angusties, amor mío, y no consientas que te roben ni la paz ni la fe en lo invisible y lo todopoderoso, esa fe que yo a menudo dudé desear tener, y que al final encontré en tu amor. Creo en ti, es todo cuanto debes saber.

Barcelona, ya sé porqué le dicen ciudad condal. Está tan abierta al mundo y a los humanos que merece, por su talante y su extraordinaria luz, al amanecer y de noche al apagarse, el título de ciudad mundial. A mí me ha adoptado como hija del azar, y me siento feliz de pasear por sus calles, sin rumbo, de sentarme a descansar frente al mar, y ver en los juegos de los niños en la arena, nuestras manos jugando libidinosas en toda su inocencia. Feliz de imaginar que en unos meses podremos vernos, quizás sin tener que esconderse todo el día, solamente ser fugitivos al huir de la maldad y la perversidad con que ciertos humanos siempre se apoderan de las situaciones. Si ha de triunfar la belleza, en todas sus extensiones, ha de ser en la tierra, en un lugar como éste, como muchos otros lugares, con todo el horizonte, con todo el futuro siempre por delante.

Confieso que me repito sin cesar las palabras de mi abuelo en el andén… Imagínate que todo sale bien…

Qué fácil será la vida cuando estemos, al fin, juntos. No dejo de soñar con esa imagen, despierta, preguntas y respuestas, miradas y miradas hacia delante, diálogos que ahora solamente son monólogos pero que sin duda acabarán siendo la película de nuestra vida, en un cine con dos únicos espectadores. Nosotros y en la butaca de al lado, nuestro amor. Y ahora entregarme a la difícil tarea de esperar tu respuesta, y a vivir mientras te espero. Con miedo a que intercepten mis cartas, a que se interpongan entre nosotros, a que desaparezcas incluso… Disculpa que te escriba mis temores más inconfesables, siento necesidad de sacarlos fuera, mi alma debe permanecer pura y ocuparse ahora de nosotros y de nuestra supervivencia, exclusivamente. Entiéndeme bien. Y sigue a mi lado.

Prefiero no gastar palabras hablando de lo cotidiano, de esta casa, de estas calles, de esta familia, de mi trabajo diario. Sé que lo entenderás. Las cartas se me vuelven escasas, cada vez más, o yo me vuelvo desprendida, no lo sé. No sabré escribirte notas escuetas, y no quiero hacerlo. Cualquier persona me adivinaría con leer apenas las primeras líneas, así que me pregunto, para qué esconderme en palabras incompletas y folios exiguos… Te escribiré como nunca, sabiendo que cada uno de esos renglones torcidos son en realidad el camino. Y sabré conformarme con tus cartas, tengan la extensión que traigan, siempre me sabrán a poco. Alma inconformista e impaciente. Alma que te desea y que te espera. No lucharé también contra mi propia esencia. Cambiaré para ti, mientras te espero, mis lágrimas por sonrisas, y mis dudas por alegrías. Sabré esperar a que de repente te vea aparecer caminando, sin sotana y sin tapujos, y te quedes, maldita sea, y te quedes conmigo.

Seré más que papel y bálsamo y tiempo
Seremos más allá de tu cárcel sin sol y mi clandestinidad

Siempre desnudos
Siempre la piel

Alma

 

 

Escrito y publicado por Nieves Bruxina, Marzo 2017

Cosquillas

POETRY . Charles Bukowski

David Lynch
Photography: David Lynch

POETRY

it
takes
a lot of
desperation
dissatisfaction
and
disillusion
to
write
a
few
good
poems.
it’s not
for
everybody
either to
write
it
or even to
read
it.

 

POESÍA

hace
falta
mucha
desesperación
insatisfacción
y
desilusión
para
escribir
unos
pocos
buenos
poemas.
no todo
el mundo
puede
ya sea
escribir
la
o siquiera
leer
la

 

Charles Bukowski
Uno de esos últimos poemas editados en vida, The Last Night of the Earth Poems, 1992, dos años antes de morir.